Fotos y grafías de la semana

Deja un comentario

septiembre 28, 2008 por Diego Gueler

El País

Haga el ejercicio de tapar media cara  de estos dos sujetos y distinguir las dos facetas que nuestras dos mitades del rostro nos delatan, dicen las brujas. En los dos casos, cuando ponemos la mano en la parte derecha, observamos dos fotocarnets de estudiantes de Medicina. En cambio, si tapamos con nuestros deditos esa parte inocente, veremos dos pupilas que encienden una furia descomunal. “Dos asesinos en potencia”, de acuerdo a la jerga policial. Es que ese truquito viene como anillo al dedo con las imágenes que atesora la Guardia Civil española: son dos asesinos, pero para nada en potencia. María Lizarraga y Unai Fano no nacieron en Senegal, sino en la región más rica de España, y aún así están dispuestos a matar o morir porque la tierra en que nacieron -el país vasco, Euskal Herria– se independice del opresor Reino de España. Aquí no se sabe de pateras y ocho días a la deriva en el Atlántico sin víveres.  Se robaron un auto como delincuentes comunes, falsificaron cinco pasaportes como James Bond y terminaron la fallida operación explosiva en pleno coitus interruptus (o como se escriba) dentro de una carpa en el sur de Francia. Algún sabio mentiroso los engañó y estos miembros de la banda terrorista ETA, desde ahora presos políticos, se preguntarán por qué rayos no habrán nacido en Senegal. Al menos hubiesen evitado torturas y habrían tenido pasaje de vuelta.

I

Reuters

Pobre sujeto. En verdad, con total franqueza, me apena esa mirada bucólica, silenciosa. Pobre sujeto porque no podrá pisar la Venezuela que lo metamorfoseó en un millonario al menor esfuerzo, ni tampoco la amiga Argentina, hasta que los actuales gobiernos dejen de serlo. Eso como mínimo. Un balazo, o varios balazos, le atravesarían las tripas al poco de pisar territorio latinoamericano. Qué horror tener que vivir encarcelado en un barrio de ricos en Palm Beach, financiado y protegido por el FBI ¡Qué horror! ¡Y tener que ver el propio rostro en medio mundo solo por haberle hecho un favorcito a un funcionario de un país ajeno, llevándole una maleta con el cambio que un país le debía a otro! Lo siento por usted, Señor Guido Alejandro Antonini Wilson (miren que dos de sus nombres son de origen italiano: la mafia está presente hasta en su pasaporte) . La próxima, Míster Wilson (apellido yanqui que también sugiere algo espurio), haga un estudio de negocios previo y serio, ¿vio?. No se suba a cualquier avión, ¿vio?. Sí total con la Ferrari usted iba a 273 km/h en una avenida durante esos divertimentos de ricos y famosos. Llegará a tiempo; no se preocupe. Además, en un semáforo uno no se topa con una policía aeroportuaria modelo de Playboy que le revisa el equipaje. No sé que más aconsejarle. Es que esa mirada hace lagrimear a cualquiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: