ArKentina

7

octubre 29, 2010 por Diego Gueler

1.El texto que va a leer tiene entre diez y quince veces la palabra “Kirchner”, “kirchnerismo” o “K”. Me explico: desde hace siete años y medio que casi todos los artículos de política o economía de casi todos los diarios nacionales argentinos tienen las palabras “Kirchner”, “kirchnerismo” o “K” entre sus líneas.  

El hombre tan peronista, tan genuinamente argentino, fue una obsesión para los medios de comunicación. Y él se obsesionó con ellos, porqué no. Hace tres meses fui a un acto en el que su hermana, Alicia, lanzaba una corriente política en la provincia de Buenos Aires. Junto a Kirchner, en el escenario, estaban todos los ministros del Gobierno, todos los gobernadores obedientes. No faltó ni uno. Pero todas las cámaras, todos los micrófonos y todos los periodistas se fueron exclusivamente con él.

2. La bestia política se devoró al ser humano. La esquizofrenia de Kirchner por el dinero y el poder eran infinitos; la resistencia de su cuerpo no. Todos somos iguales ante la muerte, dicen. Kirchner también. Parafraseando al Che, la naturaleza no entiende de poder, ni de la Ley de Medios ni de Papel Prensa.

3. Primera herencia de Néstor Kirchner: miles de jóvenes que vuelven a creer después de los años 70 que “con la política se pueden hacer cosas”. Esos miles gritan “Cobos traidor” o “Cobos andáte la puta que te parió”. ¿Cobos fue responsable de la muerte de su ex socio?  Ese resentimiento, podría decir, clasista, que Néstor y Cristina trasmitieron acto a acto, discurso tras discurso, en vivo y en directo contra los “traidores”, los “gorilas” o los “golpistas” desde inicios de 2008, yo no termino de encontrar su origen. Si tienen una familia muy sana, si tienen la vida económica totalmente resuelta. Si ningún militar los torturó… ¿Entonces vengarse de quién? ¿Quién los traicionó? ¿Clarín miente del todo o solo un poquito? Así y todo, uno de cada tres argentinos les creyó ese discurso hasta hoy.

4. Si una multitud llora su muerte como la de un hermano y otra muchedumbre se siente al mismo tiempo tan “aliviada”  o celebra su fallecimiento como el de un dictador militar, entonces nos encontramos ante un hombre que se preocupó por crear un tajo (o varios) entre los argentinos. Su pasión, su entrega o sus insultos calaron en la silenciosa población que un día decidió hablar.

5. Esa voluminosidad de lágrimas o esa intensidad en los insultos se repitieron en todo el país porque las palabras y las imágenes simbólicas de Cristina y Néstor Kirchner tocaron la puerta y entraron en los hogares como ningún otro presidente. A nadie dejaron indiferentes, a favor o en contra. Se “supiera de política” o no se entendiese un carajo, ¿quién no habló alguna vez con los amigos de los Kirchner en los últimos años en un bar o en el living? La TV ayudó: no hubo día que Canal 7 o C5N no emitiera al menos un discurso en vivo por día (salvo los viernes, que muchos se toman de descanso o viajan). ¿Tanto tienen para decirle al pueblo? Durante la campaña de 2009 tuve que ver por trabajo y transcribir el 100%  de sus discursos. Repetía siempre el mismo mensaje con idénticas palabras.

6. Los Kirchner, como ningunos otros, hacen sentir que sus firmas invisibles en la Casa Rosada afectan la vida del colectivero, el oficinista o el agente de bolsa. De forma ascendente, el Gobierno se propuso intervenir en casi todos los ámbitos de nuestras vidas: ellos hicieron que el boleto de colectivo fuera extremadamente barato por los subsidios; ellos hicieron desaparecer a las AFJP, Fútbol de Primera y el partido codificado; ellos nos mandaron un decodificador gratis a nuestros abuelos; ellos lograron que los gays puedan casarse y también que todo aquel que colaboró como portero o mandamás en algún delito durante la dictadura ya no caminara con el pecho tan inflado por la calle. Aunque también lograron, con mucha astucia, que el debate de los años 70 taponara el lugar en los medios de comunicación que le corresponden a las peores penurias que atraviesa un país cuya mayor parte de la población sigue siendo pobre.

7. En tiempos en los que la vida de la muchísimas personas se basa en el tándem trabajo-familia-amigos-tele en casa, el hecho que Kirchner dedicara toda su vida (porque este hombre vivía full time pensando en su dinero, estrategias o enemigos, sin feriados ni vacaciones) a la función pública, a tomar decisiones que afectan a los muchos otros, es decir, a pensar –muchas veces sin importar el costo ni los daños- para el supuesto bien común. En ese sentido, Kirchner fue un gran solidario en una época de avasallante egoísmo e individualismo. Tan pendiente ella de cómo la historia la va a recordar en la posteridad (una Evita con Twitter o una Juana Azurduy con botox) fue al final su esposo el que se llevará el recuerdo de “mártir”, “héroe” o “prócer” para el peronismo. Quizás porque él, Néstor, nunca tuvo ese egocéntrica proposición como su esposa.

8. Dicen que el ADN argentino es indescifrable. Bueno, Kirchner fue también solidario en este sentido con los politólogos, sociólogos o psicólogos sociales. Como pocos él encarnó la idioscincracia argentina con el lógico retoque patagónico. Apasionado, racional e irracional en igual medida, mentiroso a conciencia, patotero y obsesionado por el dinero o que los otros –leáse la prensa- no hablen mal de él. Pero insisto: Kirchner fue en un punto solidario, considerado con los “nadies” (hace pocos días, después de todo, se dejó fotografiar con una pareja de desconocidos en un bar de Río Gallegos). Néstor no fue tan malo como dice Clarín ni tan bueno como dicen los militantes kirchneristas. El resto, el punto romántico, intelectual y prosaico que completa la compleja genética argenta, lo pone su mujer.

9. La imagen de las señoras de Temperley o Acassuso arengando a los gritos, bañadas en llanto, a la mismísima Cristina frente al ataúd de su ex marido fue la imagen más fuerte que se vio en televisón en mucho tiempo. Sin duda, la Argentina “política” ya no va a ser la misma después de esto.

10. Ya han pasado dos días y aún cuesta creerlo. “¿Murió Néstor Kirchner?” No, no puede ser. Estás soñando. ¿O estás borracho? Tiene que haber un error.  Sí, sí. Seguro que mañana nos despertamos, nos tomamos un té y escuchamos que Néstor sale de nuevo a pegarle a Clarín.

Anuncios

7 pensamientos en “ArKentina

  1. Lo de “cuya mayor parte de la población sigue siendo pobre” en qué se basa?

  2. Emmanuel Gentile dice:

    “Señoras de Temperley o Acasusso”???? nunca escuché un comentario más clasista y prejuicioso que ese.
    Por otro lado, cómo no le vas a pegar a Clarín si da asco? A mí que no soy kirchnerista me dan náuseas sus tapas, títulos y editoriales. Abandonaron (definitivamente) el periodismo para defender los intereses de un grupo económico.

  3. Juana dice:

    Lo mismo pregunto, no podés sostener algo así cuando los indicadores muestran todo lo contrario!

  4. Marcelo Raggio dice:

    ¿Tanta universidad catalana para que termines escribiendo desde el odio? Ojalá que en tu lecho de muerte no te estés preguntando si toda tu vida no fue un error.

  5. circulo rojo dice:

    te contrataron de la corpo despues de esto? lo lograste!

    • Diego Gueler dice:

      Informate mejor, Perfil me echó hace un mes por defender el despido de otros compañeros. Hace 4 años que laburaba ahí.

  6. Diego Gueler dice:

    Me escribe un tal Pablo por facebook:

    “Che, lei tu nota esa de los chorros, la verdad sos un zurdito bastante pelotudo, la proxima vez que te roben no la vas a sacar tan barata infeliz. Asi que te parece bien defender negros de mierda?. Habria que fusilarte a vos y a todos los periodistas con amiguismo hacia estos negros soretes lacras. Vivan las armas, USA y la pena de muerte. Y el gatillo facil”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: