River, de millonario a mendigo adolescente

Deja un comentario

junio 27, 2011 por Diego Gueler

Hace 15 años exactos, River ganó su segunda Copa Libertadores frente al América de Cali. River formó con Burgos, Hernán Díaz, Ayala, Rivarola, Altamirano; Escudero, Almeyda, Cedrés, Ortega; Francescoli y Crespo. El 26 de junio de 2011 River afontó el “partido más importante de su historia” con Carrizo; Maidana, Ferrero, Juan Manuel Díaz; Affranchino, Acevedo, Arano, Pereyra; Lamela; Pavone y Caruso.

¿Nota alguna diferencia de jerarquía?

Olvidese por unos minutos todo lo que vio, leyó y pensó después del descenso de River a la B. ¿Lo logró? Bien. Yo le hago una pregunta a usted: ¿cómo pudo ocurrir que el “partido más importante de la historia de River” (la salud psíquica y cardíaca de 10 millones de argentinos) dependiera de un grupo de adolescentes que promedian los 20 años? ¿Cómo se pudo llegar a esta instancia?

************

A River no lo mandó a la B Aguilar, ni Passarella ni JJ López. O quizás sí. Pero culpar sólo a ellos, a los “dirigentes que se robaron todo”, es el recurso fácil y mejor pago a los móvileros de TV y opinólogos de las mesas redondas. La culpa siempre es de los otros, claro. Así periodistas e hinchas son incapaces de verse y reconocerse a ellos mismos como partes del problema, o corresponsables.

El editor principal de un diario deportivo y el jefe de una sección de un diario popular, ambos hinchas de River, pidieron abiertamente que se coimearan árbitros para zafar del descenso. El miedo al descenso, dirían los psicólogos, es la negación a reconocer que el equipo de uno es peor que el de sus compañeros de trabajo, amigos y conocidos. Y por ende jugar en una categoría inferior.

Ese temor de lo hinchas de River se manifestó mediante una autoprofecía cumplida. Hasta el cierre del torneo, River apenas pasó dos fechas en puestos de Promoción. Pero a los hinchas lo desbordó un derrotismo y pesimismo -fogueado por medios que odian a Passarella, todo hay que decirlo-. Y los jugadores se lo creyeron. De tanto joder con el descenso, River descendió.

***********

Desde la crisis de 2001 hasta ahora, el fútbol argentino -el de América Latina en general- vivió una pérdida de calidad futbolística irreversible e irreparable. A veces resulta in-ex-pli-ca-ble que millones de personas aún soporten partidos tan malos por TV. Ni la “pasión” o el “sentimiento” de un talibán pueden justificar entretenerse con un espectáculo tan malo.

River fue quizás el equipo grande de Argentina más perjudicado, que más prestigio perdió, en los últimos cinco o seis años. No lo digo yo, lo repitieron el Muñeco Gallardo, el Pelado Almeyda y otros tantos más.

River perdió porque fue el más castigado del infantil sistema-fútbol que todo se lo devora, del “todo pasa”: clubes pobres e intermediarios ricos; planteles pobres en la Argentina y jugadores talentosos ricos en Europa (que se van jovencísimos sin importarles qué será de los clubes que invirtieron en ellos); dirigencia de clubes indigente y dirigencia de la AFA desnutrida y putrefacta.

Es que, en los últimos cinco o seis años, River tuvo en el campo de juego equipos de una categoría que en los años 80 y 90 equivalían a su equipo de reserva, o a un equipo chico. Y los equipos chicos, se sabe, pueden descender. Con tanta hinchada, ingresos de TV, merchanding que vende hasta en Japón… ¿Cómo se pudo tolerar que River, en la cancha, fuera un equipo chico durante tantos años? El que no vio esta realidad en todos este tiempo estaba ciego. Esta es la crónica de un “muerte” anunciada.

**********

Desde aquel 26 de junio de 1996, River vendió, entre otros tantísimos jugadores, a Crespo, Cedrés, Ortega, Almeyda, Marcelo Salas, Angel, Sorín, Placente, Aimar, Julio Cruz, Saviola, Burgos, Bonano, Yepes, D’Alessandro, Cavenaghi, Maxi López, Gonzalo Higuaín, Carrizo y Falcao. Más de 600 millones de dólares. Sin embargo, River siempre fue una institución deudora. Hay algo en este negocio que no funciona nada bien.

**********

Y si River se salvaba, ¿su hinchada, los medios, la dirigencia de River y la AFA hubiesen aprendido la lección? ¿Se hubiese impuesto “el todo pasa”? ¿Acaso cuántos hinchas de Racing recuerdan la Promoción que jugaron hace solo cuatro años con el mismo Belgrano?

**********

Pobre Lamela, Funes Mori y los otros jugadores que ni reconzco en esa foto, que no entiendo cómo han llegado a recibir tamaña responsabilidad. Pober River. Si este club, la AFA y todo el fútbol argentino no aprenden la lección de que la tabla de los descensos, los dos torneos y dos campeones al año son un invento africano (¿por qué no volver a los torneos largos como en España, Inglaterra o cualquier fútbol serio?) con el brutal y doloroso descenso de River, no van a aprender nunca más.

Si los periodistas y los hinchas no se escandalizan porque ese grupo de matones mal llamados “barrabravas” sigan yendo a la cancha con sus borracheras financiadas por el club ; si no se escandalizan porque Julito Grondona decida todo todito, hasta el árbitro de Yupanqui-Fénix, este tipo de “desastres” pueden volver a repetirse.

Hoy muchos xeneizes celebraban -otro vicio infantil del fútbol, festejer las desgracias ajenas-, pero el año que viene arrancan en la tercermundista tabla de los descensos tan abajo como River empezó la última. Les deseo mucha suerte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: